jueves, 17 de marzo de 2011

Carta de mi primo Bartolo (...el que trabaja en los cortafuegos)

Recibí el lunes posterior al entierro de la PATACABRA una carta de mi primo Bartolo. Si ya saben, el del cuplé del Higuerón, que por su interés reproduzco aquí para que todos tengan la oportunidad de valorar y conocer. Dice así:

"Querido primito D:

Ya que gracias a soy famoso en todo Ubrique por contar a todos mis aventuras con la monitora de Aracena, te escribo estas letras para hacerte llegar lo que pienso acerca de esta fiesta del carnaval a la que tan preciado tiempo dedicas...en vez de hacer como yo y recorrer el parque por los mas sinuosos senderos y rutas verdes que posee.

Ya que me llegaron rumores sobre los dichosos cuplecitos, decidimos mi buena moza y yo ir a escucharlos en directo. Así que nos encajamos en todas y cada una de las fiestas que ustedes llamáis "gastronómicas" y que a mí algunas me parecieron "gañotómicas". Y otras "churretómicas".

En la primera de ellas que estaba en la quinta puñeta (Liam-cham-) no pudimos oírlo bien, porque empezó a llover y se quitó la gente de en medio porque no había ni toldos ni na, con la cantidad criaturitas que había allí. Mas tarde me dí cuenta que os metisteis en la sede a cantar, porque las carcajás llegaban a la barra. Ya era tarde para oírlo. Así que pedimos unas cervezas y nos dieron dos bocadillos de jamón que me cabían cada uno de ellos en el hueco de la ausente muela del juicio.

Con la mojá que cogimos nos dijeron que la fiesta continuaba un poquito mas abajo, en un Algarrobal. Y me dije: vaya con este nombre al menos nos podremos meter debajo un algarrobo si llueve. Pero quía, había cuatro toldos mal puestos allí y un escenario mojado y abandonado. A mi chavala los bocatas le removieron la solitaria y le pedí unas tortillitas y unos pimientitos y de nuevo volví a escuchar las risas a lo lejos. Maldita sea mi suerte. Se me escaparon otra vez...

Al final nos quedamos por aquel barrio porque había mucho ambiente de gente con botellas y bebidas y comidas. Y música a todo trapo que no sé que tenía que ver con el carnaval, pero en fin. La de Aracena se pegó dos pelotazos y se puso cariñosa. Y yo me dije: a que voy a tener que llevarla al barrio del Poyetón...

Como me dijeron que a la semana siguiente actuarían todos los grupos en un colegio me dí las trazas para veros. Y me tuve que levantar una mañana a las 6 de la mañana para coger sitio en la cola de la taquilla...y por poco me quedo sin ellas. A mí madrugar no me cuesta trabajo porque para rozar el monte nos levantamos pronto, pero trasnochar sí.

De manera que cuando llegó el sábado y me senté en las butaquitas tan cómodas que había en ese colegio Fatou a las siete de la tarde, después de la merienda me empezó a dar un poco el sueño. Y cuando empezaron a cantar grupos y ninguno erais vosotros y viendo que a las once de la noche, cuatro horas después, aún no habíais empezado, me largué a mi casa. Ya los veré mas adelante, que aún queda carnaval.

Día siguiente, mas de lo mismo. Que si chicharroná, que si morcillá, que si p´acá, que si p´alla. En ningún sitio se os vio el pelo, primo. Alguien de otro grupo me dijo que habíais hecho una "cochiná"...cerca del amarguillo. Total, que nos tomamos unas cervecitas y suplicamos unos chicharroncitos a un camarero que muy amablemente nos perdonó la vida y dejó probarlos. Camino de la morcillá supe que tal evento se organiza en la calle Higueral, con lo cual le dije a mi chati: en un higueral ya sabes lo que hay...y nos dieron morcillas. Lo mismo que a un grupito de nomos que había allí y que se habían dado un festín los tíos que no paraban de echar flatitos (vulgo eructos).

Día del pregón. Día grande. La gran chorizá. Me dije: esta vez no se me escapan. Pasé del pregón y me fui directamente a la calle Ronda, pues me habían advertido que tu chirigota siempre actuaba allí. Pues vuelta la burra al trigo.Venga tíos a cantar allí y de vosotros ni el rastro. Algún rumor comentaba que estabais en un Carril. ¿En un carril? ¿Pues no va a resultar que tú vas a estar mas tiempo en el campo que yo? ¡¡Que no hombre que el Carril es un barrio!! Rápidamente cojo a la moza y tiro para el dichoso Carril y había allí un grupo diciendo que si le habían dado dos litronas nada mas, que si el chorizo, que si esto y lo otro...lo mismo que ya me sonaba de semanas anteriores. Ozú que cruz.

Como mi chavalita había dado la talla en la barra, la válvula esfintérica delantera inferior empezó a darle señales de alarma. Que se meaba como una perra, vamos. No veas que odisea primo,para encontrar un sitio donde pudiésemos evacuar la espumosa. Cerca del San Antonio nos dijeron que había allí unos servicios para ocho mil personas nada mas. Así que después de esperar tres cuartos de hora pudimos acceder dichos urinarios dentro del patio del Templo. Y a que no adivinas lo que ocurrió: eso mismo que estás pensando. Justo en el momento en que estoy aliviándome se escuchaba un grupito cantando en una calle trasera del San Antonio, la calle Norte. Y en ese preciso instante se escucha decir a uno de la chirigota:

"Mi primo Bartolooooooooo......"

...y a continuación la carcajada general. Y después otra mas grande hablando no se qué de la jerionda. Me pregunté en aquel momento: ¿ no será que a esta gente que están en la calle norte les ha llegado el aroma que dejó mi niña en el escusado del San Antonio? Todo puede ser. O serán cosas del carnaval. Al rato me asomo al dichoso callejón del norte y había allí un montón de gente disfrazada de romanos, de rockeros, de nomos. Otros con unos cochecitos la mar de graciosos...menos ustedes que ya os habíais ido, ...después de cantar los cuplecitos ¡mancha de cabritos!

Como ya era tarde nos fuimos a dormir, con la mas firme intención de cogerte en el colegio Fernando Gavilán el viernes siguiente. Pero resulta que en dicho colegio cantabais los últimos. Y como tu sabes que yo pasando las once de la noche que quedo mas sobao que los pollos de los testigos no fui. Me dijeron por cierto que acabasteis a las tres de la mañana y aquello lleno de gente.

Total primo. Que al final me he quedado con las ganas de escuchar lo que dices sobre mis aventuras y recorridos por el parque. Como no hubo forma de cogerte decidí mandarte esta carta para que te dieses por enterado. Aunque conociéndote se que eres capaz de utilizarla de inspiración para tus coplillas. Pero por favor si puedes evita decir mi nombre, que uno es una persona seria y tengo un prestigio que mantener.

Un abrazo a ti y a tus padres y hermanos de tu primo que os quiere.

Firmado: Bartolo"

Después de leerla no tuve mas remedio que poner a disposición de todos los famosos cuplecitos,...

...y el resto del repertorio también.

Que aproveche.

Pincha aquí

4 comentarios:

  1. jejeje que es broma Ezequiel ome...si no había

    ResponderEliminar
  2. Por lo visto era morcilla de la buena, de la que "no se repite".

    Un morcillólogo

    ResponderEliminar